secretaria@itsanleandro.es

959 150 101

Diócesis de Huelva

Contacto

Contacto

Área Privada

Plataforma de Formación

En esta última sesión de este curso monográfico la dominica Dra. Carmen Román Martínez, profesora de Teología Bíblica en la Facultad de Teología de Granada y en la Pontificia Facultad de Teología San Esteban de Salamanca, introdujo a los participantes en la constitución dogmática «Dei Verbum». El Dr. Isaac Moreno Sanz, profesor de Sagrada Escritura del Instituto Teológico San Leandro de Huelva, ofreció el turno de réplica.

Con la cuarta sesión del curso monográfico ‘Peregrinos de esperanza’, celebrada el pasado 29 de abril en el aula San Pablo del Instituto Teológico San Leandro, se cerraba este curso para la preparación del Jubileo 2025 que ha organizado la Delegación diocesana para el Apostolado de los Laicos.

En esta ocasión la dominica Dra. Carmen Román Martínez, profesora de Teología Bíblica en la Facultad de Teología de Granada perteneciente a la Universidad Loyola de Andalucía, y en la Pontificia Facultad de Teología San Esteban de Salamanca, abría la sesión dedicada a la constitución dogmática «Dei Verbum». En su exposición, la profesora comenzó haciendo un poco de historia del documento conciliar, proclamado el 18 noviembre 1965, y las tensiones y cautelas que llevaron a que el texto fuera muy discutido y trabajado desde el inicio del Concilio Vaticano II, llevando a que su aprobación fuera apenas veinte días antes de la clausura. Continuó la dra. Román desgranando el contenido del documento según su propio orden, proemio y seis capítulos en los que se habla de la Revelación, su transmisión y contenido, así como su presencia e importancia en la vida de la Iglesia. Culminó esta primera parte de su exposición con una breve reflexión en la que invitó a adentrarnos en esa comunicación y relación que Dios ha querido tener con el ser humano, encuentro que es performativo y que nos llama a leer, formarnos y orar la Palabra de Dios, convencernos de la Verdad revelada en la Escritura dejándonos transformar por ella y comunicarla para que, también, transforme la vida de otros muchos.

Por su parte, en el turno de réplica, el Dr. Isaac Moreno Sanz, profesor de Sagrada Escritura en el Instituto Teológico San Leandro, que expresó que «hablar de la Palabra de Dios es tan apasionante como difícil», explicó que después de tres generaciones tras su promulgación, podemos concluir tres cuestiones fundamentales. En primer lugar, que Dios ha querido revelarse con la palabra y en la Palabra dando a conocer el misterio de su voluntad, su proyecto, su plan de amor, revelándose a sí mismo como Amor, el se revela a si mismo. Una palabra que es informativa pues a través de ella comprendemos quién es Dios, pero que también es palabra de Amigo que nos busca, evento comunitativo con carácter performativo o palabra vivificadora, creadora (dabar). En segundo lugar, que en la Sagrada Escritura Dios y el hombre son verdaderos autores, por lo que es verdadera palabra de Dios y verdadera palabra de hombre. Y, finalmente, habló sobre cómo la Palabra de Dios encuentra su sentido pleno en la vida de la Iglesia, la comunidad creyente como un círculo hermenéutico en el Palabra e Iglesia se leen una a la luz de otra, explicando los distintos periodos de la relación de la Iglesia con la Palabra (dogmático, apologético y hermenéutico).

Tras un breve descanso, la segunda parte de la mañana se dedicó a un diálogo a partir de las preguntas de los participantes en el curso donde surgieron cuestiones muy interesantes como la cuestión sobre la dificultad de cierto lenguaje bíblico a la hora de la transmisión al mundo de hoy, las interpretaciones sesgadas, la Palabra como fuerza transformadora para nuestro hoy, la autoridad práctica de la Palabra en nuestra Iglesia, el uso de las nuevas tecnologías y la IA para la difusión de la Palabra de Dios, etc., preguntas a las que fueron respondiendo ambos ponentes. Tras el diálogo, la profesora Carmen Román cerró la sesión reflexionando sobre cómo la «Dei Verbum» abrió las puertas a la Teología, a la Iglesia, a la Pastoral, al Ecumenismo, a la Espiritualidad y puso la Palabra de Dios en manos de los fieles. En este sentido, habló de que las cuatro dimensiones fundamentales de esta constitución: la Escritura como alma de la Teología; el florecimiento de la exégesis científica; el impulso de la dimensión ecuménica; y el encuentro con la exégesis judía como herramienta de aproximación a la Sagrada Escritura. También habló de la proliferación de documentos de la Comisión Bíblica, el Sínodo de la Palabra convocado por Benedicto XVI y la exhortación apostólica Verbum Domini como frutos del Concilio Vaticano II en torno a la Sagrada Escritura.

Concluye de este modo un interesante curso que, según el resultado de la encuesta de evaluación que se envió a los participantes, ha resultado ser muy interesante y valorado positivamente, con lo que se espera que en los próximos años la delegación diocesana para el Apostolado de los Laicos, con la colaboración de este Instituto Teológico San Leandro, organice nuevos cursos para seguir dotando de formación y competencias a los católicos de nuestra diócesis a fin de conocer mejor nuestra fe y transmitirla con mayor eficacia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad